Para Garrido, Grasso está nervioso. ¿Será que les duele, que estemos arriba en las encuestas?

Luego de las declaraciones que el intendente, Pablo Grasso, efectuara a un medio gráfico local el diputado, José Luis Garrido, salió al cruce de las declaraciones del funcionario municipal remarcando que: “Grasso arrancó la campaña atacando en lugar de construir y concretar lo que promete”

Actualidad Provincial 13/02/2023 Redacción Redacción
Picsart_23-02-12_21-04-47-240-1-1024x778

Las reacciones que provocaron el comunicado que Ser Santa Cruz realizo hace pocos días atrás parecen haber afectado seriamente las chances del actual intendente, Pablo Grasso, a la gobernación.


El jefe comunal apuntalado por un medio gráfico local aprovechó la presentación de los aviones Pampa para descargar su verborragia en contra del que a priori considera como su rival más serio a disputar la gobernación de la provincia.


Grasso atacó y trató de minimizar las acciones que desde el Sindicato Petrolero se llevan adelante.


En este marco Garrido tomó el guante y remarcó las acciones que se llevan adelante no desde el inicio del año electoral sino desde mucho antes: “Grasso parece haber olvidado que desde el inicio de la pandemia, siempre negaron y pusieron palos en la rueda en las diversas acciones que se impulsaron desde el sindicato para brindar ayuda a la población de la provincia y Río Gallegos”.


“Pusimos un camión sanitario a disposición del Ministerio para dar esa ayuda a los vecinos de Río Gallegos pero nunca escuchamos al intendente dar una voz de apoyo a esa iniciativa, igualmente cuando llegó la discusión por el Ibuprofeno inhalado también se manifestó en contra”, recordó.


“El sindicato petrolero construye los polideportivos más grandes de la provincia, tres escuelas, una fábrica textil, un feedlot, 250 viviendas de material sólido en definitiva obras que se anuncian se hacen y se entregan a la sociedad. No las anunciamos tres veces como hacen los funcionarios públicos municipales o las inauguramos diez veces”, sentenció.


“Claramente, Grasso está nervioso y no tiene más argumentos que tratar de minimizar los hechos, las acciones concretas que están a la vista de todos. Si ese va a ser el camino de su campaña está muy equivocado”, finalizó.