28 de Noviembre: Las inundaciones revelaron la falta de planificación de gestiones anteriores

Editorial 01 de agosto de 2022 Por Redacción
La localidad casi duplicó su población en las últimas tres décadas y proyecta seguir creciendo y transformándose. Las últimas inundaciones en la localidad desnudan la existencia de un problema de larga data que requiere de una solución urgente.
296639017_5718860831480309_1401350476127322801_n

Para el Municipio de 28 de Noviembre, ninguna obra es menor. La localidad  ha sido testigo en las últimas décadas de una explosión demográfica notable, y en las últimas nevadas se vio seriamente afectada por inundaciones.

Desde la Municipalidad -que conduce el intendente  Fernando Españon, transitando su primera gestión-, no ha habido descanso en la gestión de obras de infraestructura, en un esfuerzo por cubrir nuevas demandas.

Tras el temporal de lluvia y nieve, numerosas viviendas sufrieron a raíz del deslizamiento del agua sobre las calles anegadas. Desde la Secretaría de Obras, adjudicaron en parte a la crecida del arroyo y a las dificultades en la absorción del agua por parte del terreno, que al encontrarse escarchado, no permite el drenaje del agua.

296339801_5718861451480247_5435554075494627391_n

En parte, se puede atribuir el problema a la cuestión topográfica y al clima propio de la región. Sin embargo, la situación crítica vivenciada por los vecinos durante los últimos días, se puede atribuir a una falta de visión estratégica a la hora de planificar el desarrollo de la localidad.

En primer lugar, si el agua no alcanza a drenar a tiempo, es porque los sistemas de líneas de desagües pluviales no cuentan desde su mismo diseño con la capacidad de despache necesaria para permitir que el agua se escurra a tiempo, y así evitar el anegamiento de las arterias de la ciudad. Queda en evidencia que las redes de desagote no dan abasto y esto genera complicaciones en viviendas y en las calles.

295692606_5718862471480145_3144888534701553839_n

En 28 de noviembre, además se han entregado lotes a familias sin la previsión básica en materia de infraestructura.  La planificación urbanística es una materia desaprobada por gestiones anteriores, que, por impulsar la permanencia política, entregaron terrenos sin controlar, al menos, que los niveles de los mismos superen a los niveles del arroyo más cercano. El ejemplo más dramático es el del barrio 700 lotes, que fue levantado sobre terrenos que están por debajo de los niveles "no inundables".

La falta de planificación ha vuelto a algunos sectores de la localidad, en lugares donde los vecinos viven durante todo el invierno rezando para que los deshielos que se esperan para el cambio de estación, no se produzcan de manera abrupta. La crecida de los arroyos, propiciada por el descongelamiento en la cordillera, puede generar un desastre en una zona donde las familias son víctimas del facilismo de algunos políticos.

Históricamente, para cualquier ciudad, la gestión de obras de infraestructura tiene una doble dificultad: se requiere de financiamiento externo por la magnitud de las obras, y la planificación demanda tiempo y trabajo técnico que es invisible a la comunidad.

296891991_393646269536416_3979746638369917848_n

En la actualidad, la gestión encabezada por el Intendente Españón, reconoció el problema y se movió rápido, tal como la situación lo demanda. La necesaria intervención por parte de los gobiernos es fundamental para solucionar los problemas generados por la mala intervención de gobiernos anteriores. Por estos días, se está trabajando en la etapa de control y planificación de un plan piloto gestionado ante el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), en uno de los barrios más perjudicados por la falta de planificación por parte de anteriores gestiones del municipio.

Tras años de promesas incumplidas y de falta de expectativas en los vecinos, finalmente, la actual gestión ha emprendido un avance fundamental para dar fin a esta problemática. 

Te puede interesar