¿Emergencia pesquera en Santa Cruz?

Sociedad 18 de julio de 2022 Por Redacción
"El sector arrastra problemas estructurales y de planificación desde hace mucho tiempo, los que se fueron profundizando por las malas políticas aplicadas últimamente.", indicó el Diputado Nacional Claudio Vidal.
292298418_591067965711711_4838709448866963806_n

Vidal participo de la mesa de trabajo que está conformada por el Sindicato Unido de Estibadores del Puerto de Caleta Olivia (SUEPCO) y el Sindicato Unido Portuarios Argentinos (SUPA) de Caleta Olivia; el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), el Sindicato Unido de Estibadores Portuarios Patagónico (SUEPP), el Sindicato de Trabajadores de la Industria Alimenticia (STIA) y el Sindicato de Guincheros y Maquinistas (SGyMGMRA) de Puerto Deseado; también por el SUEPP y la Federación de Estibadores Portuarios Argentinos (FEPA) de las localidades de Puerto Santa Cruz y Puerto San Julián. Lamentablemente no pudo asistir Marcelo Osores, secretario general de FEPA, por cuestiones de agenda. Me acompañó, y también es parte de la mesa, el concejal de SER de Puerto Deseado, Luis Gallardo.

Quiero contarles que me comprometí con los gremios portuarios a presentar en el Congreso de la Nación un proyecto de ley que proteja el trabajo y sostenga la actividad en los puertos santacruceños. Es urgente que se declare la Emergencia Pesquera en Santa Cruz.


Cuando el puerto no funciona o está mal, inmediatamente se nota en la ciudad porque cae la actividad económica. El Gobierno provincial no puede darle la espalda al mar. Es muy grande el entramado productivo que representa y los recursos que otorga a toda la comunidad para no atender las dificultades que enfrenta cotidianamente.


El sector arrastra problemas estructurales y de planificación desde hace mucho tiempo, los que se fueron profundizando por las malas políticas aplicadas últimamente. Si le sumamos el ritmo de los vaivenes económicos que viene enfrentando la provincia, el país y el planeta desde la crisis de 2008 en adelante, la realidad empeoró de manera alarmante.


Si seguimos por este camino, si los funcionarios no modifican la hoja de ruta y continúan sin escuchar a los gremios, a los empresarios, a los especialistas que buscan soluciones, el panorama va a volverse cada vez más oscuro. Todos aquellos que de manera directa o indirecta dependen laboralmente de esta actividad deben estar preocupados y movilizarse, ya que el número de barcos que amarran en los muelles sigue descendiendo, igual que cayó el número de toneladas que se descargan en los puertos santacruceños. Y si bien los funcionarios suelen presentar algún parche improvisado para superar la crisis, no existen soluciones de fondo que den respuesta, mucho menos que mejoren la situación de los trabajadores portuarios. Por ejemplo, entre el 15 de junio y el 30 de junio la comunidad de Puerto Deseado perdió de circulación económica casi diez millones de pesos por las descargas no ejecutadas que hubo.


Esta mesa de trabajo demuestra la unión que existe entre los gremios portuarios de Santa Cruz, algo que no se había visto nunca en la provincia. Como digo siempre, la unidad de los trabajadores es la única manera que tiene nuestra clase para defender sus derechos laborales y puestos de trabajo.


Problemas en los puertos hay muchos, aunque los medios lo oculten. Para mencionar algunos, podemos hablar de los trabajadores de banquina chica del puerto de Caleta Olivia que desde hace un mes no tienen actividad y seguramente hasta octubre no cambie el panorama, algo similar pasa en el muelle principal donde tampoco hay trabajo y se vienen sucediendo medidas de fuerza por esta razón; los trabajadores del Puerto de Punta Quilla vienen de atravesar un grave conflicto con la empresa empleadora y prestadora de servicios que adeudaba jornales y no daba lugar a la apertura de paritarias; en Puerto San Julián tampoco hay trabajo desde marzo. Por eso es importante esta mesa que rubrica la unidad de los gremios portuarios.


El gobierno de Alicia Kirchner no tiene excusas para no actuar rápidamente, los funcionarios de su gobierno deberían aplicar todas las herramientas que están a su alcance para corregir los déficits, las urgencias, los reclamos que plantean los trabajadores. Existen proyectos como el de la Milla 201 que podrían implementarse para mejorar la situación. Eso es lo que venimos hablando con Marcelo Osores, de FEPA, y con los otros gremios. La reactivación del puerto pasa por la decisión política de las autoridades y funcionarios en gestión. Les dejé en claro a los compañeros que estoy a disposición de los trabajadores.

Te puede interesar